Las Tuerces configuran un peculiar enclave paisajístico, resultado de los activos procesos de disolución llevados a cabo por 1a erosión de origen kárstico en las rocas calizas del Cretácico Superior. Situadas en las estribaciones más occidentales de los Páramos de La Lora, en la zona de contacto entre los relieves de la Cordillera Cantábrica y los materiales sedimentarios de la Cuenca del Duero. Las Tuerces forman un auténtico laberinto en el que se alternan grandes bloques de formas caprichosas. Gigantescas setas pétreas, puentes y arcos naturales, cerrados callejones y umbrías covachuelas dan lugar a un encantado paisaje que invita al tranquilo paseo y a la contemplación.

El conjunto de Las Tuerces constituye un relieve amesetado, culminado por una superficie parcialmente plana. Geomorfológicamente constituye un sinclinal colgado, situado en una importante franja de relieves plegados de cobertera, la Comarca de Las Loras, situadas al Sureste de la Montaña palentina marcan el tránsito entre los relieves muy movidos, propios de las zonas montañosas y el ondulado de los páramos, presentando además rasgos diferenciales singulares debido a las características de su sustrato, puesto que a esta unidad pertenece el más importante y casi único núcleo de terrenos mesozoicos (principalmente del Cretácico y algo de Jurásico y Triásico) de la provincia palentina. Los materiales son prácticamente todos de naturaleza calcárea (predominio de calizas y margas, con algunas dolomías y yesos).

El Pisuerga atraviesa la unidad de Noroeste a Sur, dando lugar a profundas gargantas como “La Horadada”, de gran belleza paisajística. En el área circundante al alto de Las Tuerces se ha originado un singular modelado kárstico consecuencia de la disolución de la caliza por el agua dando lugar a un paisaje con multitud de formas caprichosas que ocupa una extensión de unos 7 km², a lo que se une el karst interno, de menor relevancia, pero con elementos característicos de la dinámica kárstica hipógea. Destacar también el levantamiento de las crestas turonenses, como prueba de la dinámica morfogenética de Las Tuerces: acción combinada de la dinámica erosiva y una tectónica de carácter intrusivo.

 

Paisaje

Se trata de un relieve plegado y luego cortado por la erosión, que da un resalte en el terreno con formas que pueden recordar en sus bordes a una rana, una gran seta, etc. Todo ello es el resultado del proceso de disolución química que ataca la roca caliza, a lo que se une un lugar de gran belleza paisajística