La ciudad de Carrión de los Condes, en el centro geográfico del Camino de Santiago, sigue siendo la villa rica en trigo, vino, carne y en todo tipo de producción próspera que describió Aymerich Picaud en el Codex Calixtinus del s.XII.